miércoles, 3 de diciembre de 2008

La hoguera y las hormigas



Sigo inmerso en las pesadillas provocadas por el hombre contra sí mismo.
En la entrada anterior hablé del desconcierto de Sin destino, de la grotesca felicidad que experimenta el protagonista cuando evoca esos tiempos en los lagers alemanes. Y de pronto veo que esas vivencias se despliegan en ramificaciones aún más complejas: el exilio, la pérdida de la identidad, el regreso, etc.
A propósito de lo anterior, encontré por estos días una pequeña historia que, a pesar de su aparente simplicidad, tiene el vertiginoso nivel de una alegoría y además podría servir como introducción a los archipiélagos de Solschenitzin, otro cronista del infierno:

La hoguera y las hormigas [1]

Eché al fuego un trozo de madera podrida, sin darme cuenta de que estaba enteramente poblado de hormigas.
La madera empezó a crujir, salieron de su interior las hormigas y echaron a correr con desesperación, intentando llegar al borde de la superficie, donde se retorcían antes de quemarse entre las llamas. Empujé la madera y la alejé del fuego. Ahora pudieron salvarse muchas de las hormigas, que huyeron por la arena o sobre la pinaza. Pero, cosa extraña, no se alejaron de la hoguera. Apenas recuperadas de su espanto, volvían, daban vueltas, como si una fuerza desconocida las obligase a regresar a la patria recién abandonada, muchas de ellas volvieron al trozo de madera que aún ardía, recorrieron su superficie y allí encontraron la muerte...

[1] Alexander Solschenitzin, Por el bien de la causa, Editorial Bruguera, Barcelona, 1972, p. 202.

3 comentarios:

Gustavo López dijo...

Hiciste que recordase dos libros. Uno de mi infancia, con tapa colorida y páginas ilustradas con acuarelas, que se llamaba: Cómo y por qué de las hormigas. El otro es aquel de la máquina de matar de Los venenos.

Prado dijo...

Recordaré este pasaje literario cuando esté haciendo la larga fila en la caja del almacén por departamentos donde compraré mis regalos navideños.

Saludos.

antonio garbi dijo...

Solschenitzin otro autor del cual he leido mucho sobre el, pero nada que el haya escrito, gracias nuevamente por disponer de un material desconocido y esperado, y gracias nuevamente por los poemas de Bolaño mis compañeros y estan muy agradecidos, al igual que yo nunca habian leido sus poema.

y como te dije,de Solschenitzin tengo mucha informacion en revistas de cuando el gano el nobel, su historia personal es digana de ser estudiada imagino que su obra tambien
bueno saludos victor!!!