martes, 31 de marzo de 2009

El amor a contraluz

En los senderos del amor, tarde o temprano aflora la ternura, aun cuando esté revestida por los más extraños matices. Hace unos meses, en una charla intermitente con la voz de ese espacio entrañable que es el Lugar de olvido, Gustavo me describía algunas sensaciones experimentadas durante la lectura de El grito silencioso, de Kenzaburo Oé. A mi vez, yo le hablé precisamente de una insólita escena de amor que encontré hace años en la primera novela que escribió Kenzaburo: Arrancad las semillas, fusildad a los niños (al menos así se llama en la traducción de Anagrama), la cual contenía al mismo tiempo tanto una insensata violencia como una dosis insoslayable de ternura:

Dentro de mí nació un sentimiento nuevo, que de repente se extendió por todo mi ser y provocó una especie de impacto en mi cabeza. Cogí a la niña bruscamente por los sobacos y la levanté. No me fijé en la expresión de su cara, vuelta hacia mí. La abracé como una gallina acorralada y muerta de miedo y la llevé corriendo al interior del oscuro almacén.
Entramos sin descalzarnos en el almacén, sumido en la penumbra, y, en silencio, me bajé los pantalones a toda prisa, le subí la falda y me tumbé sobre ella. El pene, erecto como un grueso espárrago, se me enredó en los calzoncillos y se torció violentamente, por lo que solté un chillido de dolor. Después lo introduje en su sexo, frío, seco y áspero como el papel, sentí unas cuantas sacudidas espasmódicas y lo retiré. Suspiré profundamente.
Eso fue todo. Me puse en pie, me ajusté los pantalones como pude, a tientas, y salí sin decirle nada a la niña, que respiraba entrecortadamente. Fuera, el frío era intenso, y la luz de la luna caía sobre los árboles y los adoquines con dureza mineral. Todavía estaba locamente furioso y tenía la boca llena de murmullos violentos, pero una intensa sensación, llena de dulzura, iba creciendo en lo más hondo de mi ser. Subí la cuesta corriendo con los ojos llenos de lágrimas y haciendo visajes para que no me corrieran por las mejillas.[1]


Es necesario tomar en cuenta que los protagonistas de la escena son unos niños que apenas se aproximan a la adolescencia, y que él acaba de arriesgar su vida con tal de sacar a la niña del bloqueo a que los tienen sometidos los habitantes de una montaña por la sospecha de un brote de peste. Después de este climax doloroso y feliz, la novela se precipitará a un terrible abismo; sin embargo, este momento permanecerá latente en la novela como uno de esos recuerdos obstinados que inexplicablemente se suelen colar como preludio a las tragedias.
En fin, la deuda está abonada para el olvido.

[1] Kenzaburo Oé, Arrancad las semillas, fusilad a los niños, Editorial Anagrama, Barcelona, 1999. Traducción de Miguel Wandenbergh, p. 114.

5 comentarios:

Gio Yakún dijo...

"Después de este climax doloroso y feliz, la novela se precipitará a un terrible abismo; sin embargo, este momento permanecerá latente en la novela como uno de esos recuerdos obstinados que inexplicablemente se suelen colar como preludio a las tragedias."

Que fuerte y a la vez que evocador es ese párrafo final. No sé con quién tenías la deuda, pero ahora te deben a ti.

Abrazo!

Gio

La ninfa dijo...

Inexplicable
como un mundo
es el amor.

Gustavo López dijo...

En la novela de K. Oé prestada —mi deuda ahora es doble, dado que no pude pasar de la mitad y había prometido una entrada a continuación de aquella charla infernal— hay también un recuerdo latente y obstinado.
En el capítulo «¿Puedo decirte la verdad?»Taka dice a Mitsu sin rodeos que el suicidio del amigo de Mitsu fue «un último gesto de autoexpresión dedicado a quienes los sobrevivirían». Su cuerpo desnudo, en el aire y a la vista de todos, con la cabeza bermellón y un pepino en el ano [...] fue en esencia un grito que decía «¿Puedo decirte la verdad?» ¿No es así, Mitsu? [...] Aunque no sé en que consistía, no tengo la menor duda que lo hizo.

Ps: mi elogio a la intermitencia, estimado Rey.

JHON BRANDO dijo...

Lo que los seres humanos llaman “amor” para mí siempre ha sido un concepto por demás indefinible, el cual a estas alturas de mi vida creo nunca terminaré por entender, sin embargo, ese concepto no hay que entenderlo, hay que vivirlo, respirarlo, disfrutarlo. Me gusta Oé. Saludos.

“Buenas Noches, Buena Suerte”

Rowena Bali dijo...

Oé, uno de mis grandes. Saludos, Rey.